Los parámetros para medir la sostenibilidad son múltiples y cada sello da más importancia a unos baremos que a otros.

Passivhaus & GBC

Existen multitud de sellos y estándares intentando cuantificar la eficiencia energética y la sostenibilidad, entre ellos el estándar passivhaus, que por alguna razón es el más conocido, pero no el más significativo.

Vamos a enumerar alguno de ellos:

· BREEAM. Building Research Establishment Environmental Assessmen

· LEED. Leadership in Energy and Environmental Design

· DGNB. Deutsche Gesellschaft für Nachhaltiges Bauen

· VERDE (GBC). Valoración de Eficiencia de Referencia De Edificios. (Green Building Council)

· ECCN. Edificios de Consumo Casi Nulo

· PASSIVHAUS. Estándar Passivhaus

Los parámetros para medir la sostenibilidad son múltiples y cada sello da más importancia a unos baremos que a otros.

Nuestro estudio ha analizado en profundidad varios de ellos, los que más nos interesan y las conclusiones son claras.

Todos los edificios realizados bajo las premisas de cualquiera de los sellos anteriores citados consiguen reducir sensiblemente las necesidades de calefacción y refrigeración. La poca energía suplementaria que requieren se puede cubrir con facilidad a partir de energías renovables, convirtiéndose en una construcción con un coste energético muy bajo.

La diferencia entre ellos son las características que exigen en cuanto a su cumplimiento, unos se centran en el consumo energético, otros en la sostenibilidad, otros en la salud, etc.

Nos vamos a centrar en dos de ellos, que bajo nuestro punto de visto son casi contrarios en la manera de buscar una eficiencia energética.

Los parámetros fundamentales del estándar PASSIVHAUS son:

  • Excelente aislamiento térmico
  • Ventanas y puertas de altas prestaciones
  • Ausencia de puentes térmicos
  • Hermeticidad al aire
  • Ventilación mecánica con recuperación de calor
passivhaus

Los parámetros fundamentales del sello VERDE (GBC) son:

  • Parcela y emplazamiento (transporte público, o isla de calor)
  • Energía y atmosfera
  • Recursos naturales
  • Calidad del ambiente interior
  • Aspectos sociales y económicos
  • Concepto de calidad
verde GBC GBCe
Certificación VERDE GBC o GBCe

Como vemos, Passivhaus y Verde son dos sellos muy diferentes, ahora vamos a expresar lo que hacemos en este estudio.

Nosotros diseñamos viviendas bioclimáticas, que por supuesto se acercan mucho mas al sello VERDE, sello que valora mucho los materiales, la orientación, el consumo energético, es un sello global donde se tienen en cuanta múltiples aspectos, lo que le hace un sello con mucho más valor ecológico y sostenible, sin duda.

Sin embargo, para el estándar Passivhaus, es suficiente con llegar a una meta de mínimo consumo sin más requerimiento, aunque recomienda unas premisas de diseño que no son obligatorias, muchas de ellas son la orientación, el tipo de materiales, etc.
Aspectos que son fundamentales en el concepto bioclimático. Nuestras viviendas tiene todos los aspectos anteriores, excepto uno del estándar passivhaus, que es la
hermeticidad al aire, este aspecto podría entenderse en hoteles u oficinas que sean estancas y no se abran las ventanas aunque ni aun así nos parece la mejor solución, pero en viviendas no creemos que sea lo mejor, sobre todo para la salud y el bienestar.

Este hecho hace que nosotros no aconsejemos el estándar Passivhaus para una vivienda.
Este aspecto en incompatible con la transpirabilidad de la vivienda, también entra en conflicto con materiales naturales, que necesitan un ambiente saludable y natural, la vivienda debe transpirar, es contrario a la salud, bien es cierto que se puede disponer de una sistema de ventilación con recuperación calor, instalación que favorece el bienestar y que entra dentro de las instalaciones que nosotros colocamos pero nunca a costa de que la vivienda no transpire. Para nosotros esto es un error grave de base.

En nuestro estudio incorporamos este tipo de instalaciones desde hace muchos años, pero siempre complementaria con un buen diseño del edificio en cuanto a orientación, materiales, transpirabilidad, inercia térmica, etc.
Otro aspecto es la inercia térmica, que no se valora en muchos protocolos y nosotros le damos una importancia vital para una bien funcionamiento de una vivienda de uso habitual, siempre dependiendo de múltiples aspectos, pero no se puede descartar en un principio.

Otro aspecto diferencial del estándar Passivhaus y contrario con el concepto bioclimático es el factor de forma, se lo explicamos, el factor de forma es la proporción entre la superficie y el volumen del edificio, en principio, el planteamiento de que el volumen sea el mínimo posible es correcto, pero para captar la energía directa del sol, que es la principal fuente de energía, la mas sostenible y eficiente, sin duda, necesitamos la máxima superficie de vidrio al sur, por lo que esta condición choca de lleno con el factor de forma, es mucho mejor disponer de grandes captadores de energía que tener un edificio en forma de cubo, donde la cara sur es igual al resto de caras en otras orientaciones.

Como ejemplo, un edificio de 10x10x10, sería perfecto para passivhaus, este sería el mejor factor de forma, pero para el concepto bioclimático es mucho mejor una vivienda de 10x20x5 estando la parte larga orientada al sur, evidentemente esta va a captar mucha más energía, concretamente 2 veces más. Por tanto, este concepto bajo nuestro punto de vista es igualmente erróneo.

Como conclusión, nuestras viviendas bioclimáticas son casas pasivas saludables y respetuosas con el medio ambiente y con la máxima eficiencia energética. Si se aplican bien los conceptos, podemos llegar a tener un Edificio de Consumo Casi Nulo (ECCN) con un consumo menor que 15 kWh/(m2a), sin necesidad de plantear un edifico hermético y no transpirable.

¿Cuando nace la Arquitectura Bioclimática o también llamada Bioconstrucción?

ADOSS

adoss@adoss.com

947 278 657

C/ Cortes, 6 – bajo

09002 Burgos

privacidad

aviso legal

cookies

diseño web por PROYECTPC y MOONDESIGN.ES